Pesca en Ríos y Lagunas de la jungla 2018-03-30T10:23:32+00:00

MONSTRUOS DE RÍO

 Pesca del Tarpón en los ríos Jungla Nicaragüense

Algunos  Sábalos permancen en agua dulce y no migran hasta el mar Caribe. Estos Sábalos es por lo que se denomina al Tarpon  el rey de la jungla ya que migra por el río San Juan hacia los canales laterales y afluentes de lagunas. Nuestros guías conocen las aguas profundas y tranquilas donde encontrar el Tarpón Atlántico que viven en los ríos de la jungla, también conocido como el pez Tapam.

Estos peces viven hasta 70 u 80 años y alcanzan los dos metros de longitud. Un día después del río y los afluentes hasta donde esperan los grandes Tapam es una alegría en sí misma, pero la emoción de encontrar a uno de los reyes de la jungla dura toda la vida.

Nicaragua el el hogar de los Tarpones más grandes del mundo. Costa Rica puede decir lo mismo porque el Río San Juan desemboca en Barra Colorado. Gran parte de los peces de los que están orgullosos recorren le camino hasta Barra Colorado a través de nuestra línea de costa, algunos de ellos entran al Río San Juan por la desembocadura que está a sólo 5 minutos de nuestro hotel, pero también existe una población muy abundante que cohabita en el Río Indio durante todo el año.

El pez Tarpon es muy huidizo y puede respirar aire en caso de necesidad y por eso también se encuentran en ríos de la jungla de Nicaragua donde hay muy poco oxígeno. Existen poblaciones de peces que no migran, permanecen en los ríos y lagos interiores. Y estos son los que llamamos “Reyes de La jungla”.

Nicaragua tiene una población de Sábalo Real es estable durante todo el año. La masa de agua que rodea nuestra localización es ideal para localizar estos ejemplares tanto en agua dulce como en agua salada.

Estos Sábalos de  río se guarecen en las partes más profundas o en aquellos sitios donde tengan más tranquilidad. Aunque sí que hay determinadas zonas donde, ya sea por comida, o por seguridad, hay más población. En Rama Garden Fishing Lodge nos encontramos rodeados por ríos y lagunas, con diferentes características que hacen de ello un lugar perfecto para el hábitat del Sábalo Real y otras especies.

Especies de Sábalos

En el interior del Río San Juan existen lo que nosotros denominados toros; que remontan la corriente hasta otros afluentes del río. Por ejemplo, hasta el Gran Lago Nicaragua o hasta caños que se adentran en Costa rica. Estos especímenes es fácil que superen las 200 libras de peso, generalmente la parte superior del río, y se pescan arrastrando señuelos.

Algunos Sábalos Reales permanecen allí durante la mayor parte del año, y solamente en verano con la sequía, vuelven al mar o persisten en las lagunas.

Hay que destacar que, de media, el tamaño de los Sábalos en el Río San Juan es extraordinario. Lo mismo sucede con otros ejemplares de este pez que no remontan el río en su totalidad. El Sábalo Real, puede vivir unos 70 u 80 años y crecer hasta más de dos metros de longitud. Por otro lado, dos veces al año tiene lugar su migración.

Nos atrevemos a decir que en Nicaragua existen al menos dos especies de Sábalo Real. Una es más oscura y presenta un combate más aguerrido; y frecuenta las masas de agua dulce durante la migración.

Cuando pescamos Sábalos, se debe tener en cuenta que el número de ejemplares capturados es inferior al de peces que pican en el señuelo. Porque otro de los atractivos de su pesca, además de la combatividad, es el la gran cantidad de saltos que realizan durante su captura. Por otro lado, también encontramos animales ya pesan alrededor de 70 kilos o más, y que no saltan. Estos no gastan energía y van a hacer lo posible por escapar. Por este motivo es indispensable asegurarnos de que el tiempo de la pelea sea corto, ya que en su defecto, en su instinto por escapar, pueden sufrir algún daño e incluso morir.

En todos los casos se deben realizar tareas de reanimación eficaces. Hablamos un poco más aquí sobre la PESCA DEL SÁBALO EN NICARAGUA ..

Otros peces

Existen otros peces de excelente tamaño para vivir una excitante experiencia de pesca con equipo ligero.

La sensación de lanzar desde las ramas y lograr un espectacular trofeo al realizar un lance perfecto es sumamente gratificante.

Muchos de los peces con los que nos encontramos son agresivos como los Rainbow Bass, Snooks, Jack Crevale, Roncador, Guavina, Moonfish, sardina, Tilapia, Guapote, Róbalo, Anguila, Calva, Machaca, Mojarra, Palometa entre otros…

Mojarra – Gerreidae

La población del pez Mojarra es estable en distintas zonas del río, con las crecidas son arrastrados por la corriente en gran número desde las cabeceras de los afluentes a los ríos principales tanto en el Río Indio como el San Juan.

Posteriormente vuelven a establecerse en los lugares de origen. Tienen una barra negra localizada en la mitad del cuerpo. Los ejemplares adultos machos pueden pesar en torno a una libra y adquieren un color rojizo en la parte delantera. Las hembras son más pequeñas con escamas de color gris oscuro.

Pueden pescarse con señuelos pequeños a la vez que se captura el Guapote, pero son especialmente activos con moscas y con imitaciones de pequeños crustáceos. Forman parte de la dieta del Sábalo Real y de los Guapotes.

Parachromis dovii Nicaragua
El pez Guapote–Parachromisdovii

El pez Guapote de río Parachromis dovii

La hembra pez Guapote de río es de color amarillento, mientras que el macho es de color azulado y negro  pudiendo adquirir un gran tamaño. Tienen una protuberancia en la frente y se han pescado ejemplares de hasta 4.6 kilos (10 libras). El pez Guapote de río prefiere sitios profundos, con rocas donde refugiarse y habitan los ríos, caños y lagunas de la jungla.

Éste pez sube a la superficie para alimentarse y dormir. Con las primeras lluvias tras el fin del verano y cuando el agua se pone turbia, estos peces se muestran más activos.

En el archipiélago del Lago Nicaragua de Solentiname los denominan ” laguneros ” y su población aumenta alrededor de las islas.

El equipo utilizado es muy parecido al que se usa en la pesca de Black Bass. Cañas cortas de acción, rápidas, con carretes ligeros y señuelos que imiten a peces pequeños o camarones:  Crankbaits o Spinnerbaits. También pueden usarse poppers y moscas.

Se recomienda que el lance se realice entre las ramas lo más cercano a la orilla y esperar que el Guapote salga de su escondite y ataque con agresividad, ya que son extremadamente territoriales. Descubre más sobre la PESCA DEL PEZ GUAPOTE EN NICARAGUA .

Su belicosidad y fuerza recuerdan al Pez Pavón o tucunare (Peacock Bass). La primera parte de su nombre en inglés está dado por su colorido al reflejar la luz.

A muy poca distancia de nuestro Lodge se encuentran lugares con aguas calmadas y con mucha vegetación y rocas sumergidas. Zonas inmejorables para la pesca del Guapote tanto en la laguna como en diferentes caños. Es una pesca técnica y muy entretenida.

Guapote Tigre – Parachromis Managuensis

El Guapoter Tigre se diferencia del Guapote por su tamaño y color. Generalmente se encuentran más cerca de las lagunas donde viven. En las orillas, camuflados por palos y troncos caídos. Aunque son animales nocturnos, también pueden pescarse al alba. Pesan hasta 2 kilos y llegan a superar los 50 centímetros. Existen partes pintas y son de un tono amarillento.

robalo nicaragua

El Róbalo – Centropomus Undecimalis –

Tiene aletas de color amarillo y un tono parecido en el centro del cuerpo. Exhiben una raya desde la parte final de la cabeza hasta el centro de la cola y esta es de color negro. La hembra es aún más amarilla y suele ser más grande que los machos. En el Río San Juan es fácil encontrar ejemplares de más de 60 cm y de un gran volumen. De hecho un ejemplar puede llegar pesar las 30 libras y se han pescado Róbalos de más tamaño.

El Río Indio también cuenta con ejemplares parecidos de más de un metro que remontan la corriente hacia aguas más claras para desovar. Son muy activos al anochecer y muy agresivos, en especial si utilizamos señuelos Rapala. En el caso del Róbalo la frase acertada es: “cuanto más grande, mejor”.

Son voraces y al anochecer les gustan los señuelos vistosos y muy grandes. El pique es muy fuerte y se alimentan de otros peces y cangrejos.

Una posibilidad para su pesca es la utilización de plumas y muestran predilección por el  color blanco. Están dotados de dientes muy desarrollados que pueden cortar líneas de menos de 40 libras. Además, debido a la gran fuerza con la combaten su captura, pueden abrir los anzuelos con facilidad.

Asimismo también se pueden pescar desde playa o en la desembocadura de los dos Ríos San Juan y Río Indio. Siendo la mejor época entre los meses de agosto y octubre.

Róbalo de espolón – Centropomus Ensiferus –

Existen otras tres variedades de Róbalo en las aguas circundantes al hotel. Son difíciles de diferenciar porque todas son de color plateado. Una de ellas es el llamado Róbalo de espolón que entra en masa a finales de octubre a los ríos y que viaja hasta las lagunas.

Es el más fácil de diferenciar de las tres. Estos ejemplares pueden superar las 5 libras. Se alimentan de otros peces más pequeños como el Roncador, Mojarras, pequeños Guapotes y otros alevines. Son muy activos. Este tipo de Róbalo entra a cientos y supone parte de la dieta esencial de los habitantes de la zona. Son especialmente atractivas para la pesca a mosca pero también con poppers, son insaciables.

Las otras dos especies permanecen todo el año aunque también son animales marinos. Siempre se les encuentra en grupo y no son huidizos, cuando das con uno es muy probable que haya más en la misma zona. Nosotros las pescamos a la deriva con el motor parado o agarrados a una rama. Suelen estar en lugares con remolinos y a los lados con agua parada.  La calva es alimento del Sábalo Real cuando entran aprovechan para darse un festín en las lagunas.

Machaca – Sabalete – Brycon Guatemalensis

Tiene un gran parecido al Sábalo Real. Algunas presentan un color plateado y en otras se aprecian tonos dorados; su parte inferior es blanca. Poseen varias hileras de dientes parecidas a las un tiburón que están a los lados de la boca porque su mandíbula superior está desplazada hacia delante. Pueden llegar a pesar los 4,5 kilos (10 libras) y superar los 50 cm. Los encontramos en aguas frescas y profundas pero suben a la superficie para alimentarse.

En nuestra zona contamos con gran abundancia de Machaca. En afluentes de agua clara a menudo pueden verse sus sombras antes de lanzar un engañador o presentar la mosca. Son veloces, agresivas y poseen mucha fuerza. No se encuentran necesariamente en las orillas, pero frecuentemente están guarecidas bajo algún tipo de estructura como troncos o ramas caídas esperando a su presa.

Generalmente no están solas y cuando pican empiezan a saltar sin parar. Debido a sus dientes afilados pueden cortar la línea y es necesario agarrarlas con guantes. Si lo nuestro es la pesca a mosca, la Machaca ofrece una experiencia de lo más estimulante.

La Calva – Centropomus Parallelus (río/mar) –

Es un ejemplar poco apreciado para la pesca deportiva. No obstante, es un pez voraz y que presenta un combate nada envidiable a otras razas que comparten sus aguas. Su cuerpo es largo y delgado pudiendo alcanzar más de metro y medio de longitud. Su peso ronda las 10 libras. Se alimentan de anfibios, crustáceos o larvas de insectos y gusanos. Los spinners, señuelos de profundidad o paletones, incluso moscas hundidas; son señuelos que podemos utilizar para atraparlas. También funciona la carnada natural.

Pez Bobo – Joturus Pichardi

Pueden superar los 5 kilos y provienen de la parte alta del Río Indio. No están presentes todo el año. Su hábitat son las cascadas, el agua clara y rápida.

Viajan en grupos numerosos y para reproducirse migran a la desembocadura del río Indio. Son ágiles y pueden superar los 2 kilos de pesa.

Se alimentan de algas y pequeños crustáceos. Cuando están en lagos y lagunas, son presas de grandes predadores.

Roncador – Migroponias Undulatus –

Este pez se mueve por la bahía y las partes interiores del río y emite ruido muy característico –de ahí su nombre–.
Se encuentran en la parte superior de los afluentes forma es parte de la dietas de sus habitantes.
Existen hasta 9 especies diferentes y suelen pescarse con cebo y a línea fina. También suponen el alimento de los grandes predadores.

Pez Lagarto – Alligator Gar / Tropical Gar

En esta zona se han registrado dos especies. Una de menor tamaño, denominada Tropical Gar, y la llamada Alligator Gar. Son peces de un tamaño considerable que pueden encontrarse a simple vista en lagunas y caños.

Allí comparten espacio con caimanes, con Sábalos Reales, Peces Sierras, etc. Los que hemos pescado últimamente los hemos capturado en el mismo Río San Juan arrastrando señuelos, pero esto solo obedece a la casualidad, ya que los lugares específicos para pescarlos, a día de hoy, no son accesibles en bote.

Pez Sierra – Pristis Pectinata

Este ejemplar remontaba las aguas del Río San Juan, sin embargo, hace más de diez años que no se han realizado avistamientos.

No obstante, sí nos han hecho llegar referencias de pescadores que se encontraron con alguno en la parte superior del río. Por sus características, no se utiliza para la alimentación.

Eso sí, su sola presencia nos hace percatarnos de la enorme riqueza de nuestro ecosistema.

¿ESTA PREPARADO PARA ENCONTRARSE CON LOS REYES DE ESTA JUNGLA?